Escudo del RCD Espanyol. | rcdespanyol.com

El RCD Espanyol ha vivido en una montaña rusa durante toda la temporada, y cuando parecía que la cuesta era hacia abajo, resultó ser hacia arriba y a velocidad punta. Reforzado en verano con tres ex jugadoras del Prainsa Zaragoza, Verónica Boquete, Silvia Meseguer y Joana Montouto, partía como uno de los principales favoritos al título.

Y lo fue, hasta el punto que en la última jornada de 2008, con su victoria (3-0) sobre el Colegio Alemán, se colocó líder. En 14 partidos sólo cedió un empate y una derrota, ganando incluso al Rayo Vallecano en Madrid (única derrota del campeón de Liga en todo el campeonato), pero ese punto álgido fue el principio de una caída en picado.

En las trece últimas jornadas, un balance de cinco victorias, tres empates y cinco derrotas, cercenó cualquier atisbo de soñar con el título. Las pericas acabaron cuartas, a 21 puntos del campeón, siendo superadas incluso en las últimas jornadas por el Athletic Club. La palabra “fracaso” rondaba por Sant Adrià

…pero la Copa de la Reina, torneo que ha deparado muchas alegrías a la afición blanquiazul, fue el inicio de una cuesta arriba que tuvo, no obstante, muchas piedras por el camino.

En vísperas de iniciar el torneo del KO, una foto de Noemí Rubio (titular indiscutible durante toda la temporada y en los últimos años en el equipo catalán), con una bufanda del FC Barcelona en vísperas de la final de Copa del Rey, fue noticia en todos los medios y provocó que el Espanyol considerara como “falta de respeto” a su afición tal actitud de la futbolista (por otra parte, culé reconocida, como había afirmado en diciembre de 2008 en una entrevista en Marca.com) y acordara que fuera apartada del equipo hasta final de temporada, cuando concluye su contrato (el cual no se renovará). Al mismo tiempo, Diego Morata se jugó el “todo por el todo”, y además de a Noemí, decidió apartar a Marta Cubí (otra indiscutible, amén de una de las mejores goleadoras de la liga, que este año volvió a ser convocada con la selección absoluta) y a Nuria Guardia (fichada el año anterior).

Para más inri, el primer rival era el Levante UD, que pretendía resarcirse en la Copa del subcampeonato de Liga. Debut en el Ciudad de Valencia. Sendos dobletes de María Pérez y Adriana Martín (el segundo a un minuto del final del tiempo reglamentario) dejaron todo abierto para la vuelta en Barcelona. En feudo perico, a 19 minutos del final y con otro 2-2 en el marcador, emergió Marta Torrejón. Su pierna apareció entre el caos que siguió a un saque de esquina para hacer el 3-2 y levantar al público de sus asientos.

En semifinales les tocó el rival que nadie quería: el Rayo Vallecano. Una derrota en toda la liga (precisamente ante el Espanyol), o lo que es lo mismo, 29 partidos seguidos sin perder y 2 derrotas sumando Liga y Copa de la temporada 2007-08. 4-2 en Madrid. Los goles de Adriana y Sara Serna hacían soñar tímidamente con una remontada en la que sólo creían las propias jugadoras blanquiazules. Sin embargo, el destino les deparaba una última vuelta de tuerca. Un mal despeje de la defensa franjirroja rebotó en Marta Corredera, y se convirtió en gol cuando no se había cumplido el segundo minuto en el partido de vuelta. Un gol de Adriana amplió diferencias, pero Natalia Pablos volvía a meter a las vigentes campeonas del torneo en la final al poco de comenzar la segunda parte. No pasaron ni diez minutos cuando Adriana se llevaba las manos a la cabeza. No se lo creía. Su gol metía al Espanyol en la final, aunque aún quedaban más de veinte minutos por jugarse. Ahí emergió la figura de Cristina Prieto, y junto a ella, la defensa perica aguantó estoicamente las acometidas visitantes.

La de hoy es la prueba más difícil, pero también la más dulce, porque superarla y levantar el trofeo de campeón sería todo uno. Si ya han podido hacerlo antes, ¿por qué no ahora?