Escudo del Prainsa Zaragoza. | prainsazaragoza.es

2009 será recordado como el año que el Prainsa Zaragoza se consolidó entre los mejores. Sin embargo, buena parte de lo que hoy sucede se gestó un año antes. La temporada 2007-08 había sido la mejor del equipo maño. Estuvo toda la campaña entre los ocho primeros, aunque un malo segundo tramo le hizo llegar a la última jornada teniendo que jugarse la última plaza que daba acceso a la Copa de la Reina. Lo consiguió y llegó a semifinales. De por medio, problemas internos motivaron que Alberto Berna, fichado a comienzos de esa temporada, dejara de contar con la que había sido ‘buque insignia’ del equipo desde que ascendió a Superliga, Verónica Boquete. Sin embargo, las zaragozanas tuvieron la suerte de contar con otra gallega, Joana Montouto, como la sorpresa agradable, ya que se destapó como goleadora en la temporada de su debut en la máxima categoría.

En cuartos de final eliminó al RCD Espanyol, tras imponerse por 3-1 en la ida (doblete de Julia Vera y un tanto de Mariela Coronel). El gol postrero de Noemí Rubio de penalti daba vida a un equipo perico que vivió un año complicado, en el que apenas pudo contar con Adriana Martín, lesionada en septiembre de 2007 con la selección española, y donde no fue capaz de pelear en ningún momento con Rayo Vallecano y Levante UD por el título de Liga. En el partido de vuelta, las barcelonesas ganaron por 2-1 (Míriam Diéguez y Marta Cubí), pero el tanto de la portugesa Edite Fernandes (fichada justo antes de iniciarse el torneo, junto a otras, como “Marieta” Hidalgo o Sara Vicente) a cuatro minutos del final finiquitó las esperanzas espanyolistas. Ese partido lo dirigió desde el banquillo Titi Camúñez, entrenadora del filial, que relevó a Emilio Montiagut, destituido esa misma semana. Su sucesor en el cargo, Diego Morata, firmó con las blanquiazules e incluso presenció ese encuentro, aunque esperó hasta el inicio de la pretemporada para hacerse cargo del equipo catalán.

En semifinales apenas hubo historia. A las mañas les tocó en suerte el Rayo Vallecano, a la postre campeón. Como en la ronda anterior, la ida se jugó en el Pedro Sancho, y las vallecanas firmaron un escandaloso 0-7. Sonia Bermúdez, Natalia Pablos y Mari Paz Azagra sentenciaron el choque en la primera mitad, y en la segunda, las locales se vinieron abajo y encajaron cuatro goles más (dos tantos más de Sonia y doblete de “Willy” Romero) en el último cuarto de hora. Sin nada que perder a esas alturas, las mañas jugaron la vuelta en el Teresa Rivero, como premio de la directiva vallecana a la gran temporada de su equipo, y allí cayeron por 2-0 (Sonia y Natalia).

En verano, continuaron las sorpresas. A la esperada marcha de Verónica Boquete le siguieron las salidas de su paisana Joana Montouto y de Silvia Meseguer, otra de las jugadoras más importantes del plantel maño. Por contra, los refuerzos fueron jugadoras muy jóvenes, como el caso de la exlevantinista Mayte Casas.

Por si fuera poco, nada más comenzar la temporada, la meta brasileña Andreia Suntaque solicitó la carta de libertad del equipo (su puesto en la portería fue para Pilar Velilla, que ha rayado a tal nivel que incluso ha sido convocada con la selección absoluta) tras la salida de Emily Alves, ambas camino del Euromat L’Estartit. Todo esto hacía que el Prainsa no contara entre los favoritos a estar entre los mejores, pero lejos de esa idea, el quinto puesto de esta campaña ha sido el mejor en la historia del equipo.

Lo mejor, no obstante, estaba por llegar en el torneo del KO. Y eso que perdieron a Mayte Casas, una de las habituales titulares durante la temporada, al ser sancionada con cuatro partidos, por lo que no pudo estrenarse en el torneo hasta la vuelta de las semifinales.

Entre todas se ha alzado la figura de Marieta, decisiva en las dos eliminatorias previas. En cuartos de final el rival del Prainsa fue el Atlético de Madrid, y esta vez le tocaba comenzar el torneo fuera. 0-2 en el Cerro del Espino (Julia y Marieta). En el Pedro Sancho, las locales remontaron el tanto inicial de Pilar García a través de Ana Borges y, nuevamente, Marieta.

La eliminación del Athletic Club en cuartos a manos del FC Barcelona provocó que Bilbao, designada inicialmente como sede de la final copera, renunciase a organizarla, yendo ésta a parar a Zaragoza. El Pedro Sancho acogería el partido, pero…

En ‘semis’ les esperaba un rival que había causado muchos quebraderos de cabeza a los grandes: el Barça. ¿Quién dijo miedo? 3-1 (doblete de Marieta y Julia Vera) en el Pedro Sancho y 1-3 en la Ciudad Deportiva Joan Gamper (Claudia Neto y nuevo doblete de Marieta). El club fue capaz de movilizar un autobús lleno de aficionados a la Ciudad Condal, los cuales festejaron por todo lo alto un logro histórico.

Para darle un carácter más trascendental a esta cita histórica, lo que partió como un rumor se confirmó esta misma semana: la presencia asegurada de la televisión (Aragón Televisión y C33 confirmaron que retransmitirían el partido en directo) motivó que se eligiera La Romareda como sede. A las zaragozanas sólo les separan 90 minutos de un sueño que podrían celebrar en su propia casa.